Etiquetado: Henry Jenkins

Principios configuradores de la narrativa transmedia: Extractability o la capacidad de llevarte el relato puesto

Llevo mucho tiempo sin escribir nada, no porque no tenga nada que contar, sino porque la mayoría de las cosas que escribo están destinadas a otros ámbitos. Aun así, siempre que encuentro un tema de interés lo anoto para, posteriormente, escribir aquí sobre él. Este es el caso que quería exponer, hablar de uno de los principios de la narrativa transmedia, extractability. Aunque por el camino han surgido cambios en el acceso a los contenidos televisivos online.

contenido_no_encontrado

Fuente: Atresmedia Player

Contaba con una noticia difundida el día 10 de enero de 2014 en La Sexta Noticias para escribir respecto a una novedosa empresa londinense que proporciona un nuevo modelo de experiencia a sus usuarios.

Enseguida lo relacioné con un aspecto esencial de la narrativa transmedia, el cuarto punto descrito por Jenkins en los siete principios configuradores del Transmedia Storytelling: Inmersion vs. Extractability. Jenkins, en la segunda parte de su artículo The Revenge of the Origami Unicorn nos expone lo siguiente:

“In immersion, then, the consumer enters into the world of the story, while in extractability, the fan takes aspects of the story away with them as resources they deploy in the spaces of their everyday life.”

En esta ocasión especial, inmersión y “extracción” no son elementos que se oponen, y eso es lo que precisamente me llamó la atención de la noticia. La empresa londinense realizaba una atractiva propuesta en la cual, mientras se proyectaba una película, los asistentes a la proyección participaban de la narración, sumergidos en un ambiente típico del relato. Al mismo tiempo, participaban de actividades relacionadas con el evento. Por ejemplo, bailando al ritmo de Grease, todos disfrazados con los uniformes del instituto Rydell, mientras se proyectaba la película.

En esta hermosa relación que se establece en la propuesta, inmersión y “extracción” ya no son términos antagónicos, opuestos o adversos, sino complementarios que ayudan a la ampliación de un concepto profundamente relacionado con la narrativa transmedia y la cultura fan, conviviendo en un mismo espacio y momento.

StarWars metro Nueva York - Wicked Magazine HD Subway Inedit 12

Fuente: Wiked Magazine. Fans de Star Wars en el metro de Nueva York

El concepto extractability está íntimamente vinculado con la cultura de los fans. La imagen de la izquierda expone un claro ejemplo. Pero siempre se abusa demasiado de la imagen de un montón de geeks reunidos en eventos como la Comic Con. Este concepto va un poco más allá y representa la expresión de la fascinación por una ficción determinada.

Este artículo debería contar con un enlace a la noticia emitida por La Sexta Noticias, pero la nueva política de recaudación impuesta por Atresmedia en su plataforma digital Atresmedia Player nos impide el acceso libre al contenido de las noticias emitidas en enero. Desde aquí me gustaría dejar claro que apoyo la libertad de gestión de contenidos audiovisuales, pero ciertos programas, sobre todo aquellos de ser susceptibles de revisión desde una perspectiva de análisis crítico, deberían estar disponibles para todos. Podría pagar por ello, pero eso no impediría que vosotros, queridos lectores, también debierais pagar.

Con esto se rompe la relación con el contenido móvil, el cual ya no se somete al dictado del usuario que consume donde quiere, como quiere y cuando quiere (ATAWAD). Ahora deberemos añadir a este concepto que el usuario esté registrado y pague su correspondiente cuota premium. Y esto sucede, no debemos olvidarlo, con contenidos que se están repitiendo varias veces para mantener activas las parrillas de los grupos multimedia antes de pasar a la lista de pago. La conclusión solo puede ser que existen demasiados canales televisivos para la producción que se realiza en España.

La nueva fuente de ingresos: Atresmedia Player

Durante la redacción de la presente entrada  observamos como la estrategia empresarial de los grupos multimedia se va conformando tras el periodo de desorientación y adaptación al panorama convergente. De esta forma, Atresmedia ha puesto en marcha una nueva iniciativa online que permite acceder “a todos los contenidos” del grupo.

La primera novedad importante reside en el hecho de tener que registrarse para poder acceder al contenido. Esta versión freemium no se encuentra disponible para todos los contenidos, por los cuales se debe pagar una pequeña cantidad de dinero (0,72 €) por programa.

Además, ha implementado la modalidad Premium con la cual por una cuota de 2,61 € se puede acceder al contenido libremente. Aun así existen contenidos que deberán pagar todos los usuarios para poder disfrutar de ellos.

En línea con los agregadores de contenidos más importantes, el servicio de Atresmedia Player detecta la IP de conexión del usuario, de tal manera que el contenido puede estar limitado también por el área geográfica a la que pertenezca dicha IP. Esta es la primera expresión de acotación para contenidos en internet, de tal forma que el antiguo sistema de explotación por regiones, característico de la distribución tradicional de contenidos, busca imponer su lógica en la red para controlar los flujos de retorno económico con las producciones culturales, aunque sean programas televisivos emitidos varias veces en abierto.

Un saludo y hasta la próxima entrada

F. Montero

Anuncios

Entrevista a Henry Jenkins en la UNED

“Me encanta la televisión, suelo ver dos o tres horas de televisión por día, todo tipo de shows. Me encantan los realities como “Supervivientes” o “Amazing race”. Me gustan las series y los dramas como “Madmen” o “Juego de tronos”. Me gusta todo, desde los dramas de calidad, a los más típicos y absurdos formatos televisivos”.

Os recomiendo esta entrevista a Henry Jenkins , que ayer tuve la oportunidad de ver, en la cual hace un repaso a su vida y su pensamiento. Cuando hablamos de narrativa transmedia, Jenkins y Scolari son dos pensadores indispensables, básicos para profundizar en este concepto.

Carlos A. Scolari (@cscolari) twitteó a las 6:18 PM on vie, jun 07, 2013:
Entrevista a @henryjenkins en la UNED (2012): en castellano https://t.co/bqH9C3dTZs y original en inglés https://t.co/mz5lRES5Vr #transmedia

Fuente: Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Fuente: Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Es especialmente interesante el momento en el que habla sobre la televisión, rompe muchos mitos y dogmas que estamos acostumbrados a escuchar en todos los ámbitos de la vida. En el futuro debatiremos sobre ello en el blog, seguramente no sin suscitar algún tipo de polémica.

Tampoco quisiera dejar de comentar la parte del video en la que Jenkins habla de transmedia play como forma de introducir la narrativa en el aula. Estaremos atentos a su evolución y aprovechando que esta entrada va de recomendaciones, para todos los que estéis interesados en este novedoso concepto os dejo un enlace a una presentación sobre transmedia play, http://goo.gl/z8NFU

Pero entre todas las reflexiones que Jenkins realiza en la entrevista, la de mayor calado social, es la referente a la cultura participativa, como canal esencial para construir una nueva sociedad apoyada en la participación ciudadana.

“El optimismo nos conduce a la complacencia y el escepticismo al cinismo. Pero, en el medio de los dos se encuentra lo que llamamos utopía crítica, que es la capacidad de usar nuestra habilidad de imaginar un mundo mejor, criticar la sociedad en la que estamos y forzar planes que nos permiten cambiarla sirviendo a las necesidades de los ciudadanos”.

Parece que la narrativa transmedia se va asentado en las diferentes disciplinas desde la que se aborda, pero recordar, como dice Scolari en Narrativas trasmedia: Cuando todos los medios cuentan, “No story, no party”. Da igual la perspectiva desde la que se trabaje, sin narrativa no hay transmedia, solo después llegarán los modelos de negocio, el trabajo con las marcas y el desarrollo multidisciplinar.

Un saludo y hasta la próxima entrada

Los universos infinitos, caldo de cultivo para la narrativa transmedia

Los universos narrativos son la antesala de la creación  de narrativa transmedia

Este artículo es parte de otro escrito anteriormente en Suma Diario, noticiario online de UNIR, que abordaba esta perspectiva de los universos fílmicos aprovechando el estreno de El Hobbit. Más allá de la actualidad que por aquel entonces marcó la película, los universos narrativos infinitos son una parte esencial en el panorama que la narrativa transmedia abre ante nosotros. El universo narrativo permite la creación de múltiples punto de acceso a la historia e incentiva la exploración del mismo por parte de la audiencia. Según recoge Henry Jenkins en su obra Convergence Culture, editado en español por  Editorial Paidós, la concepción narrativa se ha ido ampliando según ha evolucionado el negocio del cine, si durante las primeras décadas  lo relevante eran las historias, después los guionistas tuvieron que centrarse en la creación de personajes ya que estos les permitían la creación de secuelas. Ahora, con la perspectiva disruptiva que ha supuesto la revolución digital, es fundamental la creación de un universo que de soporte a múltiples personajes e historias.

Cada una de las películas que vemos a lo largo de nuestra vida nos sumergen en diferentes universos, más o menos íntimos, cercanos a los protagonistas. De todos los posibles universos fílmicos creados, en cuestiones de recaudación, destacan los universos narrativos infinitos sobre todos los demás. Estos entornos, desarrollados a la medida de sus creadores, son los amos de las taquillas en la historia del cine. Productos cinematográficos capaces de generar varios billones de dólares. Entre la lista de las películas más taquilleras de la historia se cuelan Star Wars y la fuerza, Harry Potter y la escuela de magia Hogwarts, o El Señor de los Anillos.  Son solamente algunos ejemplos de este fenómeno cultural estrechamente ligado a sus fans.

Estos universos fílmicos son infinitos desde varios puntos de vista. Narrativamente, ya que en ellos todas las historias tienen cabida. Espacialmente, por que ocupan un vasto territorio incapaz de agotarse en una única aventura, son lugares donde todo tiene cabida y suscitan la curiosidad del espectador. También económicamente, por sus voluminosos beneficios, entre los cuales no se encuentran los ingresos generados por el resto de los productos licenciados.

El universo infinito otorga al director, productor y guionistas la libertad creativa necesaria para extender la narración. Su creador a modo de ser omnisciente da vida a las más inverosímiles criaturas que la mente humana haya podido imaginar. Esta amplitud creadora es capaz de enganchar con el espectador, seguramente, porque se familiariza con el mundo,  se conoce las reglas y leyes que lo mueven, y por dos o tres horas las hace suyas. El espectador, seguro desde su butaca, se sumerge en la película a modo de explorador descubriendo los nuevos lugares. Construye su propio mapa fílmico y abandona su imaginación a las nuevas normas propuestas.

Los universos infinitos no son exclusivos del cine, pero los explota magistralmente apoyado en las nuevas posibilidades narrativas que la tecnología ofrece. Se nutren, en muchas ocasiones, de la literatura o el comic, mucho más capaces de prolongar la aventura por el diferente tempo creativo. También existen en la televisión, no debemos olvidar el reciente éxito de Juego de Tronos, Héroes o Perdidos.

Lo negativo de los universos infinitos, más allá de los detractores que tienen este tipo de sagas fantásticas, es la desolación del fan cuando llega el final. No debe cundir la alarma entre las legiones de seguidores. Cuando el fin llegó en El retorno del Rey, las legiones de seguidores se preguntaban angustiadas por su destino incierto, relegadas a la repetición incesante de la saga en el DVD. El estreno de El Hobbit pone de manifiesto que estos mundos maravillosos son inagotables. Y sus historias se escriben a golpe de recaudaciones multimillonarias. Los blockbusters se han serializado, se entregan por capítulos de dos horas y cumplen todos ellos tres requisitos indispensables: un salto tecnológico, una nueva estética y un universo narrativo infinito que otorgue la plena libertad creativa.

Que nadie se preocupe si terminan estas nuevas entregas de la Tierra Media, ahora que Disney ha comprado Lucas Films se anuncian nuevas entregas de Star Wars. Por su parte, James Cameron se encuentra cocinando la segunda entrega del mundo infinito de Avatar. Mientras los dólares sigan sonando en caja, los universos infinitos se construirán y fluirán como la fuerza en Star Wars, por todas partes.

Un saludo y hasta la próxima entrada